REYKJAVIK INTERNATIONAL FILM FESTIVAL

“Una sacudida al cuerpo y la mente”  
Wiebke Wolter. Reykjavik Grapevine




Ha sido una de las sorpresas más emocionantes de esta gira. De una parte, nuestros anfitriones fueron unos excelentes cómplices en promover la película del modo adecuado, es decir, favoreciendo que nuestra trampa para seducir a una audiencia no sensible al discurso queer, viniera al cine. Les prepararon un magnífico concurso de falsos orgasmos en un céntrico local, al que asistí no como director de la película sino en calidad de jurado. No me dejaron participar.

El evento que abarrotó el local hizo que FAKE ORGASM fuese la película mejor promocionada del festival. Resultado: la sala llena de un público virgen,  al que el discurso de Lazlo iluminó aspectos inesperados de su propia identidad, sacudió el sentido común e hizo replantearse aspectos básicos de la educación de género recibida. Total, un super éxito, tres pases, 260 personas por pase y ronda de preguntas que agotó el tiempo disponible en todas las sesiones.

Decir que cada festival constatamos la misma incapcidad de la heteronormatividad por asimilar el discurso, sin balbucear pobremente una salida. Y es que, aún habiendo visto la película, aún habiendo discutido sobre ella durante el Q&A posterior a la proyección, una y otra vez aparecía siempre el mismo hombre, en forma de personas distinta, pero siempre un varón con la misma pregunta. 
Esa incapacidad por entender, nos demuestra el valor de lo que estamos haciendo, de lo que hace Lazlo enfrentándose a la Cultura con su gesto radical, a nosotros por retratarlo y divulgarlo más allá de los círculos queer.

Pero la parte realmente emotiva tuvo lugar una mañana en el principal centro de arte de la ciudad, donde nuestra amiga la directora local Katrin Olafdottir había organizado con la asociación trans island, un debate inédito en la ciudad. Fue maravilloso poder participar en aquel evento que colocaba en el centro de la vida cultural las políticas de identidad y género. 
Sirvió para reunir al colectivo queer y trans de la ciudad, con todos sus cómplices artistas, anarquistas, altermundistas, investigadores de género entre varios espías  y algún orgullo degenerado que sintió la llamada, algo extraordinario sucedía en la Isla.

Si al final de “la voluntad de saber” Foucault se encuentra en un callejón sin salida, ello no se debe a su manera de pensar el poder, sino más bien a que ha descubierto el callejón sin salida en el que nos mete el propio poder, tanto en nuestra vida como en nuestro pensamiento, a nosotros que nos enfrentamos a él en nuestras ínfimas verdades.
Gilles Deleuze


video

Aquí otro pedazo de la instyalación "donde el ser balbucea" programada para La Havana, Marsella, Montreal...

No hay comentarios:

Publicar un comentario